El bulldog francés: un típico perro de familia

El bulldog francés tiene una larga trayectoria como perro de compañía. Es difícil resistirse a su naturaleza divertida y encantadora. La raza se ha vuelto muy popular, pero a menudo tiene problemas de salud y le recomendamos que lea sobre estos en el artículo a continuación.

Bulldog Francés

El Perro Bulldog Francés

El Bulldog Francés es un perro de compañía y rápidamente ha ganado popularidad durante la última década.

Bulldog Francés: Temperamento

El bulldog francés es feliz en familia y es un típico perro de familia al que le gusta ser el centro de atención. Es gracioso y encantador, y le gusta entretener a la familia de diferentes maneras. Algunos incluso lo llaman el "perro payaso", ya que está garantizado que le hará reír.

Es inteligente y aprende con facilidad, pero también bastante terco si está de mal humor. Demuestra lo que quiere. Al mismo tiempo es una raza que se adapta fácilmente a las rutinas del dueño, por lo que encaja en muchos contextos diferentes.

Se enamora fácilmente de las personas, especialmente de la familia, y a veces puede estar demasiado apegado con la consecuencia de tener problemas para estar solo en casa.

El bulldog francés a menudo tiene una gran personalidad: es simplemente un perro grande en un formato pequeño.

El bulldog francés

El Bulldog Francés es juguetón e inteligente


Nivel de actividad del Bulldog Francés

Los bulldogs franceses no necesitan tanto entrenamiento como muchas otras razas activas, pero por supuesto necesitan caminatas diarios para mantener un peso saludable y una mente feliz. Como prefieren estar con su amo en todas partes, es un buen compañero en todo, desde correr brevemente o caminar tomando un paseo.

Lo más importante es cuidar la sensibilidad de la raza al calor. Programe viajes por la mañana y por la noche para evitar el peor calor del verano.

Cuidado de la piel del Bulldog Francés

El bulldog francés tiene un pelaje corto, agradable y suave que es fácil de cuidar. No se necesita mucho tiempo con el cuidado de la piel. Cepille el pelaje semanalmente con un cepillo de goma o un cepillo suave si es necesario. Báñelo mensualmente o según sea necesario para mantener limpio el pelaje.

  • Lo más importante es limpiar los pliegues del rostro y limpiar las orejas con regularidad.

Entrenamiento del Bulldog Francés

El también llamado Frenchie es fácil de educar si hace que el entrenamiento y los ejercicios sean divertidos, entretenidos y las órdenes consistentes. Es juguetón e inteligente, pero también independiente, lo que puede llevar a la terquedad.

Sin embargo, prospera con el contacto humano y le gusta hacer ejercicio si esto significa que puede estar con usted. Entrénelo con refuerzos positivos y varios ejercicios y tendrá éxito.

Debido a su gran necesidad de compañía, este no es un perro al que le guste estar solo durante largos períodos. Asegúrese de poder cubrir la necesidad de compañía; de lo contrario, debe elegir una raza diferente.

A los bulldogs franceses generalmente les va bien con la mayoría de las personas, incluidos los niños. Sin embargo, puede ser territorial para la familia, especialmente en presencia de otros perros.

Enséñele a su perro cómo comportarse con las personas y otros perros desde el principio; de hecho, puede comenzar a socializar al bulldog francés el día que lleve a su cachorro a casa. El instinto protector puede, en algunos casos, convertirlo en un buen perro guardián, pero la raza generalmente ladra muy poco.


El Bulldog Francés es propenso a sufrir golpes de calor

El Bulldog Francés es propenso a sufrir golpes de calor


Cuidados especiales para la raza.

En los días calurosos de verano, debe tener mucho cuidado con el entrenamiento de un bulldog francés, siendo preferible llevarlo a caminar cuando hace más frío, como por la mañana o por la noche.

Es posible que haya escuchado a los bulldogs franceses roncando, roncando y gimiendo mucho. Estos no son sonidos que deba pasar por alto, ya que es una señal de que tiene problemas respiratorios. Por supuesto, esto es incómodo para el perro y potencialmente peligroso.

Por lo tanto, le recomendamos que busque un criador de bulldog francés que se centre en mejores vías respiratorias y menos problemas respiratorios. 

Enfermedades hereditarias

El bulldog francés es especialmente propenso a sufrir alergias y trastornos de la piel. También puede sufrir problemas de espalda de diversas formas.

Dado que el Frenchie también es una raza de nariz corta (con la nariz y el cráneo más cortos ), también puede sufrir problemas respiratorios y problemas para regular la temperatura.  También puede desarrollar problemas oculares.

Otros trastornos conocidos que pueden afectar al bulldog francés son: Retinopatía multifocal canina 1 (CMR1) y Mielopatía degenerativa (DM)-

Alimento del Bulldog Francés

La cantidad que debe comer un bulldog francés depende del tamaño, la edad, la constitución, el metabolismo y el nivel de actividad. Elija siempre alimentos de alta calidad, controle el peso de su perro y pida consejo a su veterinario en caso de duda.

Ningún perro debería sufrir de obesidad, pero para esta raza es muy importante realizar un seguimiento del peso. De lo contrario, puede tener problemas respiratorios aún mayores.

Cinco hechos sobre el bulldog francés:

  • El bulldog francés se originó en Francia, donde rápidamente se hizo popular entre la élite parisina.
  • Es un perro de compañía y le encanta estar con su familia.
  • Algunas personas piensan que el bulldog francés es "el payaso de los perros", es divertido e inventivo.
  • La raza es muy sensible al calor, asegúrese de que no se esfuerce demasiado en climas cálidos.
  • Desafortunadamente el "Frenchie" a menudo es propenso a problemas de salud, como problemas de piel y respiratorios.

Origen de la raza

Como sugiere su nombre, el bulldog francés se originó como lo conocemos hoy en Francia. Sin embargo, algunos creen que las raíces se remontan a Inglaterra, donde los pequeños bulldogs eran populares entre las encajeras (tejedoras de encajes). Sobre todo por el bien de la empresa, pero también para mantener alejadas a las ratas.

Las encajeras decidieron llevarse el bulldog a Francia, donde a finales del siglo XIX evolucionó a partir de cruces entre diferentes razas. Los bulldogs franceses se hicieron populares rápidamente entre la élite parisina, se enamoraron de la apariencia y el carácter distintivos de la raza.

El primer club de razas se estableció en París en 1880 y el primer estándar de razas data de 1898. En el mismo año, el club canino francés reconoció al bulldog francés como raza.

Entradas más populares de este blog

Historia del Dogo Argentino

Pug Carlino: Algo sobre estos pequeños payasos

Poema al Dogo Argentino - Por Juan Gette