Tumores mamarios en perras y gatas

admin    Junio 24, 2015    Comentarios desactivados en Tumores mamarios en perras y gatas

Los tumores mamarios son una patología bastante frecuente en perras de distintas edades, y un poco menos en gatas.

Existen diferentes tipos de tumores, algunos son benignos y de mejor pronóstico, otros no tanto. Pero hay algunos preconceptos erróneos acerca del desarrollo de los mismos.

Es muy común oír que aquellas perras que nunca han tenido cría se enferman, y es oportuno aclarar que esto no es cierto.

Existen diversos factores que intervienen en el desarrollo del cáncer, tanto en animales como en humanos. Factores genéticos, stress, alimentación, hormonales, predisposición individual, etc. Pero a ciencia cierta no puede adjudicarse a uno solo de ellos en particular, del mismo modo es aplicable a este caso.

Hay perras que nunca han tenido cría y en algún momento de su vida desarrollan tumores de mama, otras que sí han tenido cría y lo mismo se enferman, y viceversa.

Lo único que ha sido comprobado a partir de estadísticas realizadas, es que perras que han sido esterilizadas antes de su primer celo tienen posibilidades casi nulas de enfermar; las que han sido esterilizadas entre su primer y segundo ciclo, tienen un 50% de posibilidades; y en el resto, en forma aleatoria. Estos estudios fueron realizados hace unos pocos años en el Hospital Escuela de la Facultad de Veterinaria de la UBA.

Pero no existen fórmulas exactas ya que la medicina no es una ciencia exacta.

Sí esta comprobado que, por ejemplo, el uso indiscriminado o casi continuo de hormonales como anticonceptivos aumenta la predisposición a enfermar, lo mismo que aquellas perras que presentan pseudopreñez (embarazo psicológico) a repetición, que por un aumento de tejido fibroso en la glándula pueden con los años preparar el terreno para patologías mamarias.

En el caso de los felinos, en general, los tumores mamarios son mucho menos frecuentes que en caninos, pero cuando se presentan, en un gran porcentaje son malignos y de evolución rápida.

En todos los casos, la mejor manera de prevenir las complicaciones es hacer una detección precoz para extirparlos mediante cirugía de manera temprana, lo cual provee de mayor y mejor calidad de vida en los pacientes.

Por ello aquí van algunos consejos válidos para estar alerta:

1) Si descubre pequeños nódulos en una o más mamas, consulte con su veterinario.

2) Si no puede hacerlo de inmediato, controle ud. mismo el tamaño y sus modificaciones a lo largo de un mes o dos. Acuda de inmediato a la consulta si nota cambios en el tamaño y aspecto de los mismos. Es factible que aumenten de tamaño luego del celo, ya que las hormonas que se producen en ese período tienen acción directa sobre los mismos.

3) Los tumores que crecen son factibles de ulceración de la piel e infección secundaria, tenga especial cuidado sobre todo en el verano porque suelen infestarse con larvas de moscas y agusanarse.

4) Si están avanzados y el animal presenta dificultad respiratoria, tos frecuente o fatiga, tenga cuidado, pues pueden hacer metástasis en el pulmón, lo cual es grave.

5) Si no desea que su mascota se reproduzca, aconsejo la esterilización de las mismas, no utilice anticonceptivos en forma continua o muy frecuente. Pueden predisponer también a infecciones uterinas graves.

6) No tema concurrir a la consulta si su animal es viejito por temor a la cirugía, hoy en día las técnicas anestésicas y quirúrgicas están especializadas para casos de pacientes de riesgo. No es un impedimento operar un animal geronte de más de 10 o 12 años. Será su médico quien decidirá seguramente con buen criterio lo que mejor se adapta a las necesidades de su mascota.

Si sigue estas pautas, podrá disfrutar por más tiempo a su animalito.

El principal amigo del cáncer es el miedo a consultar, ¡recuérdelo!

Por Dra. Silvia Belliard